¿Cómo saber si sufres burnout?. Síntomas y causas

Conocer e identificar los primeros signos de burnout y conocer sus causas es de vital importancia para no poner en riesgo la salud. Si quieres conocer mejor en que consiste el burnout y conocer si lo estás sufriendo, este artículo podré serte de ayuda.

Numerosas encuestas afirman que el número de personas que sufren desgaste profesional (occupational burnout) va en aumento cada día principalmente en profesiones vinculado al trabajo con personas como personal sanitario o docentes.

¿Qué es el Burnout?

El síndrome del desgaste profesional o coloquialmente del trabajador quemado (occupatinal Burnout en inglés) puede definirse como:

Un agotamiento físico, emocional o mental acompañado de una disminución de la motivación, de un menor rendimiento y de actitudes negativas hacia uno mismo y hacia los demás. Es el resultado de rendir a un alto nivel hasta que el estrés y la tensión, especialmente por el esfuerzo físico o mental extremo y/o prolongado, cobran su precio.

La palabra fue acuñada por primera vez en este sentido en el año 1974 por el psicólogo estadounidense Herbert J. Freudenberger al observar en los trabajadores y sobre todo voluntarios (incluido él mismo) de una clínica para toxicómanos. En el artículo titulado «Staff Burn-Out» recogió información cualitativa en donde observó y lo definió como un problema de salud vinculado al ejercicio de la actividad laboral, y como una experiencia de agotamiento, decepción y pérdida de interés por el trabajo. Además síntomas físico como insomnio, dolor de cabeza o propensión rápida a experimentar ira.

Poco después la psicóloga Cristina Maslach notó que los abogados de California que trabajaban con personas pobres usaban el término y comenzó a estudiar el concepto más en profundidad creando un primer inventario llamado Maslach Burnout Inventory (MBI).

Una de sus principales aportaciones fue acotar el burnout en tres pilares sintomáticos básicos:

  • Agotamiento o cansancio emocional, como la vivencia de de estar exhausto emocionalmente por las demandas del trabajo.
  • Deshumanización o despersonalización, referente al proceso de deterioro de sentimientos y actitudes hacia las personas. La empatía se reduce hasta transformarse en frialdad y distanciamiento e incluso pudiendo llegar a cinismo y desprecio.
  • Déficit de realización personal en el trabajo, como la valoración negativa de la propia competencia profesional o autoeficiencia ofrecida.

En 2015, la Organización Mundial de la Salud adoptó una conceptualización del agotamiento que coincide con la de Maslach. En 2022 Adoptó una versión modificada y la afirmó «como enfermedad profesional debido a las características que motivan su aparición».

Sin embargo, «no está clasificado por la OMS como una condición médica o trastorno mental» incluyéndose en el CIE en el apartado de «problemas relacionados con la dificultad de gestión de la vida» y lo describe como “un síndrome conceptualizado como el resultado de estrés crónico en el lugar de trabajo que no ha sido manejado con éxito. Es caracterizado por tres dimensiones: 1) sentimientos de agotamiento de energía o cansancio; 2) mayor distancia mental del trabajo o sentimientos de negativismo o cinismo relacionados al trabajo; y 3) eficiencia profesional reducida.”

Este trastorno provoca un agotamiento emocional en los trabajadores, aumentando el estrés laboral y conllevando una sensación de pasividad, dejadez e ineficacia. […] Un síndrome conceptualizado como resultado del estrés laboral crónico que no se ha manejado con éxito.

Organización mundial de la salud (OMS)

Otras denominaciones son quemado, síndrome del empleado, «síndrome de Tomás», inspirado en el personaje de Kundera en su novela «la insoportable levedad del ser», y quizás la más utilizada, «síndrome de quemarse por el trabajo».

¿Qué profesionales son más propensos a sufrir burnout? y ¿Cómo diferenciarlo de estrés laboral?

Según las OMS, destacan especialmente docentes, profesionales del sector sanitario y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, aunque cualquier trabajador de cualquier sector puede sufrirlo.

El burnout afecta a profesiones cuyo objeto de trabajo son las personas.

En ocasiones se confunde con estrés laboral pero un hecho diferencial para mi gusto y experiencia es precisamente el hecho del colectivo que afecta y su trabajo con personas y que el desgaste y agotamiento emerge de la propia interacción entre las propias personas (la que atiende y el atendido).

Cómo en los casos de estrés laboral, las manifestaciones clínicas más frecuentes son síntomas ansiosos o de ánimo deprimido. En el caso del burnout, tiende más a los estados de ánimo depresivos y también se produce una sensación de vacío, distanciamiento afectivo, impotencia, desesperanza o motivación.

Las emociones en el burnout está más aplanadas con una sensación de estar fuera de lugar aunque en muchos casos en mi experiencias las personas afirman que su trabajo les gusta. Es una paradoja de la que es responsable en muchos casos no solo la gestión emocional de la personas o su autocuidado, si no que la transciende siendo también responsable la institución, organización, responsables que hay detrás o las dinámicas relacionales que existen entre los compañeros.

Si se desea abordar el problema del agotamiento, el primer paso es repetir e internalizar este mantra: el agotamiento se trata de su organización, no de su gente” […] “Las aplicaciones de yoga, vacaciones, tecnología de bienestar y meditación pueden ayudar a las personas a sentirse optimizadas y saludables. Pero cuando se trata de prevenir el agotamiento, sugerir que estas herramientas son la cura es peligroso.

Jennifer Moss, en su libro  The Burnout Epidemic: The Rise of Chronic Stress and How We Can Fix It

¿Cómo prevenirlo?

Por lo tanto es importante entender que para poder abordarlo es de vital importancia mucha divulgación para prevenirlo mediante:

  1. Identificación prematura de los signos del agotamiento,
  2. Comprender sus causas
  3. Tomar medidas para afrontarlo desde sus raíces.

Solo así lograremos que el trabajo sea realmente saludable, productivo y constructiva como debería ser en principio.

¿Dónde enfocamos las estrategias?

  • Satisfacción laboral
  • Respeto organizacional
  • Cuidado del empleador
  • Integración vida-trabajo

Signos prematuros del burnout

Cada una de las tres áreas descritas anteriormente (agotamiento emocional, despersonalización y déficit de realización personal o ineficacia) se caracteriza por ciertos signos y síntomas (aunque podría haber superposición en algunas áreas).

Estos signos y síntomas existen a lo largo de un continuo. En otras palabras, la diferencia entre el estrés y pasa al nivel de burnout es una cuestión de grado, lo que significa que cuanto antes reconozca los signos, mejor podrá evitar o buscar soluciones para el burnout que puedes estar sufriendo.

Signos prematuros del agotamiento emocional

  • Fatiga muy presente experimentando falta de energía y sentir cansancio casi todos los días.
  • Insomnio al tener al principio dificultades para dormir
  • Olvidos/deterioro de la atención y la concentración que además son signos muy tempranos
  • Síntomas físico como: dolor en el pecho, palpitaciones, dificultad para respirar, dolor gastrointestinal, mareos, desmayos y/o dolores de cabeza (todos los cuales deben ser evaluados médicamente).
  • Aumento de enfermedad. Debido a que su cuerpo está agotado, su sistema inmunológico se debilita, lo que lo hace más vulnerable a infecciones, resfriados, gripe y otros problemas médicos relacionados con el sistema inmunológico.
  • Pérdida de apetito donde el las primeras etapas puedas sentir que no tienes hambre y te veas saltándote algunas comidas.
  • Estados de ansiedad que al principio pueden cursar más en tensión y nerviosismo
  • Estado de ánimo depresivo donde las primeras etapas es posible que te sientas levemente triste y ocasionalmente desesperanzado
  • Ira que se presenta como primeros signos tensión interpersonal e irritabilidad.

Signos prematuros con la despersonalización o deshumanización

  • Pérdida de disfrute. Al principio, puede parecer muy leve, como no querer ir a trabajar o estar ansioso por irse.
  • Pesimismo. Al principio, esto puede presentarse como un diálogo interno negativo/o pasar de una actitud de vaso medio lleno a una de vaso medio vacío.
  • Aislamiento. En las primeras etapas, esto puede parecer una leve resistencia a la socialización (es decir, no querer salir a almorzar, cerrar la puerta de vez en cuando para que los demás no entren).
  • Desapego. El desapego es una sensación general de sentirse desconectado de los demás o de su entorno.

Signos prematuros de ineficacia y déficit de realización personal

  • Sentimientos de apatía y desesperanza. Se presenta como una sensación general de que nada va bien o que nada importa.
  • Aumento de la irritabilidad. La irritabilidad a menudo se deriva de sentirse ineficaz, sin importancia, inútil y una sensación cada vez mayor de que no puede hacer las cosas con la misma eficiencia o eficacia que antes. Interfiriendo en las relaciones personales en el trabajo y hasta fuera de el.
  • Falta de productividad y bajo rendimiento. A pesar de las largas horas, el estrés crónico le impide ser tan productivo como antes, lo que a menudo resulta en proyectos incompletos y una lista de tareas pendientes en constante crecimiento.

¿Qué causa el burnout?

La primer causa es un mal manejo del estrés que al cronificarse puede cursar en burnout.

Pero me gustaría volver a incidir en algo que antes apuntaba Jennifer Moss, en su libro  The Burnout Epidemic: The Rise of Chronic Stress and How We Can Fix It y es que es una responsabilidad bidireccional y multifactorial que pasa por un autoconocimiento y identificación de los higiene personal del individuo apoyada en una estructura sostenible con los empleados por parte de la organización correspondiente.

Las cosas básicas deben estar en su lugar para que las personas prosperen en el trabajo incluye pagar a las personas lo que valen, asegurarse de que estén física y mentalmente seguras y proporcionarles las herramientas y los recursos que necesitan para hacer su trabajo. También significa asegurarse de que las prácticas discriminatorias no sean parte de la cultura de su lugar de trabajo.

Jennifer Moss

Si he afirmado que el Burnout o desgaste laboral es un agotamiento físico, emocional y/o mental acompañado de una disminución de la motivación, un menor rendimiento y actitudes negativas hacia uno mismo y hacia los demás.

Y hemos visto los signos prematuros para identificar que se puede estar inmerso en un proceso de quemazón laboral. Ahora me gustaría mostrar que puede causarlo de forma breve:

  1. Carga excesiva de trabajo. Las personas que tienen mucho que hacer en muy poco tiempo y con muy pocos recursos corren el riesgo de agotarse, particularmente en la dimensión de agotamiento. Nuevamente, no todas las cargas de trabajo altas conducen al agotamiento. Las cargas de trabajo altas son manejables si las personas tienen oportunidades o recursos para recuperarse.
  2. Expectativas poco realistas. Las expectativas de trabajo poco realistas incluyen una carga de trabajo inmanejable, plazos poco realistas y presión de tiempo poco realista. 
  3. Percepción de falta de control o microgestión. La autonomía es un aspecto importante de bienestar del trabajador ya que le da herramientas para generar aportaciones u sentir que puede dominar situaciones sin presencia o con miedo a la reprimenda.
  4. Falta de recompensa y reconocimiento. El sueldo es importante pero también los esfuerzos, la flexibilidad y el reconocimiento constructivo sobre la labor que se realiza.
  5. Relaciones no constructivas o aislamiento. El sentimiento de pertenencia y conexiones saludables es un pilar social básico. Sin un contacto regular con sus compañeros, los empleados pueden sentir que están solos.
  6. Trato injusto. La falta de equidad relacionado con el sesgo, los favoritismos o el trato hostil y vejatorio denominado mobbing es un hecho muy peligroso. Los empleados que sienten que sus estructura laboral no los apoyan o los tratan injustamente corren un mayor riesgo de agotamiento.
  7. Desajuste con los valores. Es fundamental que los valores personales estén alineados con los del desempeño laboral se genera una brecha que podrá generar una desafección laboral que afecte de alguna manera al desempeño laboral o la función que se ejerce. Si está desalineado, el trabajador corre el riesgo de agotarse en las tres dimensiones que se comentaba al comienzo del artículo..

Si estás experimentando algunos de estos síntomas, o te sientes identificado con alguna de las causas, esto debería ser una llamada de atención de que puedas abordar un camino que se torna peligroso.

Además es importante tener en cuenta que cuando estás inmerso en un proceso de este tipo, no es una solución de un día para otro, por lo que atajarlo lo antes posible es una inversión vital para tu salud física y mental.

Espero que este artículo te haya sido de ayuda. Si estás intuyendo que estás experimentando Burnout, lo intuyes o quieres abordarlo porque identificas signos prematuros, puedo ayudarte con mi acompañamiento psicológico.

Si crees que hay otras personas que puedan estar sufrimiento este proceso y crees que puede serles de ayuda este artículo no dudes en compartirlo.

¿Quieres unirte a mi Newsletter?

Como agradecimiento te ofrezco mi audio-guía:

"7 días para poner en forma tu Bienestar Psicoemocional"

Además de una correspondencia mensual con reflexiones personales y recursos prácticos sobre regulación emocional, flexibilidad psicológica, habilidades interpersonales y desarrollo personal. Si te apetece estaré encantado de que te suscribas.

El responsable de los datos es Carlos Javier Rodríguez, la finalidad del tratamiento de los mismos es contestar a la solicitud realizada en este formulario. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. En cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos escribiendo a info@carlosrodriguezsanchez.com.

Deja un comentario

Contacta conmigo

Si tienes alguna pregunta, o duda, házmela llegar rellenando el formulario y te atenderé encantado lo antes posible.

Carlos Javier Rodríguez Sánchez cumple con las normas europeas de la Ley de Protección de Datos. por lo que trataremos tus datos de manera cuidadosa y confidencial. Entrarás a formar parte de nuestra base de datos que no entregaremos a terceros bajo ningún concepto.

Horas de atención:

Lunes a Viernes: 9:30 am – 17:00 pm

Sábado: 9:30 am – 10:30 pm

Domingo: Cerrado